¿Os vais a divorciar y tenéis una mascota? Todas las claves

Comparte en tus redes

Cuando se trata de un divorcio, lo mejor es siempre gestionarlo de mutuo acuerdo. Pero, lamentablemente, incluso cuando hay acuerdo resulta complicado resolver algunas cuestiones, como el reparto de los bienes o la custodia de los hijos. Por no hablar de lo que ocurre si en el hogar hay mascotas. ¿Cómo se decide quién se queda con el perro o con el gato?

Muy pocas veces nos planteamos qué pasa con la mascota si la pareja se rompe. Sin embargo, es algo que deberíamos tener en mente, ya que el número de hogares que tienen al menos una entre sus miembros se sitúa en torno al 40 %.

Aquí, te explicamos todo lo que debes tener en cuenta en caso de divorcio con mascota de por medio.

¿Qué dice la ley vigente?

Para el Código Civil, las mascotas tienen la consideración de bienes muebles. Es decir, son considerados objetos, al igual que el resto de bienes de la pareja, como las colecciones de libros o el coche. Por eso, hoy la decisión sobre el destino de las mascotas depende de la voluntad de la pareja. Y, en caso de no haber acuerdo, de la sensibilidad del juez.

A la hora de tomar una decisión, habrá que valorar, en todo caso:

  • El tipo de vivienda que tiene cada uno.
  • Los horarios de trabajo.
  • El apego que tienen a la mascota.

Las distintas posibilidades

Actualmente, las posibilidades para tratar el destino de la mascota en caso de divorcio son las siguientes:

  • Compartir su propiedad y tenencia: sería similar a lo que sucede con la custodia compartida de los hijos. Puede acordarse esa custodia compartida, una custodia con régimen de visitas, o periodos compartidos.
  • Propiedad y tenencia única: en este caso, la mascota es propiedad solo de uno de los miembros de la pareja. Esta situación se da cuando la mascota es de uno de los dos desde antes de formar la pareja, o cuando se incorpora al hogar después, con la pareja en régimen de separación de bienes y bajo la titularidad de uno de los cónyuges.

Los hijos y las mascotas

Cuando la pareja tiene hijos, la situación de la mascota cambia. Con frecuencia, se establece para las mascotas el mismo régimen que para los hijos, ya que suele existir un fuerte vínculo entre ambos. 

De este modo, puede decirse que, cuando existe custodia compartida o régimen de visitas, las mascotas están donde están los niños en cada momento.

La indemnización

En cualquier caso, si una de las partes se queda sin la mascota y le pertenecía en propiedad o en copropiedad, tendrá derecho a recibir una indemnización por perder los derechos sobre ella. No olvidemos que, según la ley, se trata de un bien más de la pareja.

Una nueva ley pendiente de aprobación

Hasta aquí te hemos contado lo que ocurre en la actualidad en los casos de divorcio con mascotas, pero es muy posible que esta situación cambie. 

El pasado mes de abril, el Congreso admitió a trámite una proposición de ley para modificar el Código Civil, de modo que los animales dejen de ser considerados como objetos y tengan la consideración jurídica de seres vivos sensibles.

Además, se pretende regular su régimen de custodia para que se les considere como parte de la familia. Así, sería el juez de familia el encargado de establecer el régimen de custodia de las mascotas, atendiendo a su bienestar y al interés de la familia. Este cambio legislativo dará más protección a los animales de compañía y reducirá los conflictos que su destino suele generar. 

De todas formas, en estos casos tan sensibles lo ideal es intentar dejar el egoísmo a un lado y pensar en el bienestar del animal. Al fin y al cabo, deberíamos ser capaces de darle a nuestra mascota una pequeña parte de toda la generosidad que ella nos ha dado, ¿no crees?

Consulta a uno de nuestros Abogados de Familia para saber qué procedimiento es el mejor en tu caso.

Recuerda que llamando al 605939305 o accediendo a tuAppbogado podrás recibir distintos presupuestos y elegir al abogado que estás buscando de forma rápida y sencilla.