¿Sufres acoso laboral? Te contamos cómo puedes defenderte

Comparte en tus redes

Afortunadamente, el acoso laboral hoy en día se combate, gracias a la mayor sensibilidad social que existe. No obstante, ello no quiere decir que todo el mundo sepa cómo actuar si se sufre acoso laboral. Saber gestionarlo adecuadamente es vital para evitar consecuencias aún más graves.

Por eso, si es tu caso o eres testigo de acoso laboral a otros compañeros, ten en cuenta que existe la posibilidad de defenderse. En este artículo, analizamos los efectos que esta falta tiene sobre el acosado, el perfil típico del acosador, las tácticas que usa, los tipos de acoso que hay y lo que puedes hacer para enfrentar a él.

¿Qué efectos tiene el acoso laboral?

Es habitual que la persona que sufre acoso, especialmente si es muy grave, sufra ansiedad y dificultades para conciliar el sueño. También es muy común perder las ganas de ir a trabajar. En general, el acosado pierde su autoestima y es posible que padezca ciertas dolencias, como dolor muscular o lumbar y trastornos gastrointestinales.

¿Qué tipos de acoso laboral existen?

La clase de acoso más frecuente es el acoso descendente. Sucede cuando un superior acosa a un subordinado con el objetivo de que frene su progresión o salga de la empresa.

Aparte, tenemos el acoso horizontal, que se da cuando un compañero de trabajo acosa a otro que se encuentra a nivel similar. Y el acoso ascendente, menos frecuente, que consiste en que un subordinado acose a su superior. Se da, sobre todo, cuando el jefe es nuevo y acaba de llegar.

El perfil del acosador y sus tácticas

El acosador en el acoso horizontal suele tener baja autoestima. Necesita destacar pisando a los que están a su lado, aunque parezca seguro de sí mismo.

Por su parte, los jefes acosadores tienen un carácter agresivo y narcisista, no sienten empatía y proyectan sus defectos en el acosado para escapar a su responsabilidad. Asimismo, se valen de actuaciones como las siguientes:

  • Amenazas, gritos e insultos.
  • Infravalorar el esfuerzo del acosado y discriminarlo.
  • Utilizar mentiras y difamaciones.
  • Asignarle tareas que no le corresponden o quitarle las propias.

¿Qué debes hacer para defenderte del acoso?

Lo primero, por supuesto, es ser consciente de la existencia del problema e identificar claramente los hechos y a los implicados. A veces, en el ámbito laboral se producen malentendidos que, de no aclararse, acaban dando lugar a conflictos posteriores derivados. Cuando esto ocurre, lo mejor es dialogar con el otro implicado o con alguna persona responsable, para aclarar cualquier confusión que esté dando lugar a cualquier problema.

Si se suceden conductas que dañan seriamente a un trabajador, deberías analizar si constituyen acoso laboral, aunque no te afecte directamente. Estamos obligados a ayudar al acosado, si no queremos ser cómplices.

En cualquier caso, no es aconsejable enfrentarse directamente con el acosador, porque se puede agravar mucho la situación. Por el contrario, lo que debes hacer para defenderte es lo siguiente:

  1. Asume que no deberías consentir que nadie te presione o maltrate en el trabajo.
  2. Toma las medidas oportunas sin miedo e, incluso, denunciar.
  3. Anota y guarda siempre todas las tareas que se te encarguen y todas las conversaciones que mantengas. Recurre a los documentos y grabaciones que sean necesarios.
  4. Acude al departamento de recursos humanos y explica lo que ocurre, pues las empresas están obligadas a velar por un buen clima laboral. Esta reunión la deberás documentar, para presentar denuncia si la empresa no actúa.

Si no hay más remedio y no surten efecto estas recomendaciones, denuncia. La legislación contempla el acoso como una falta que puede llegar a ser considerado un delito penado con cárcel

Consulta a uno de nuestros Abogados Laboralistas para saber qué procedimiento es el mejor en tu caso.

Recuerda que llamando al 605939305 o accediendo a tuAppbogado podrás recibir distintos presupuestos y elegir al abogado que estás buscando de forma rápida y sencilla.